Aprendiendo a vivir

Ha sucedido algo que ha sacudido los pilares de mi existencia. Algo que me ha hecho reflexionar larga y profundamente. Algo maravilloso. Estoy hablando del nacimiento de mi sobrina. Por más que avanza la ciencia nunca dejamos de sorprendernos ante el precioso momento en que un ser humano llega a este mundo. Se trata de un gran misterio. La vida es mucho más de cuanto podemos analizar y medir. Entra dentro de los sentimientos y por tanto no se puede entender plenamente si no se experimenta con todos los sentidos. El nacimiento –como en mi caso– nos devuelve la ilusión en estos tiempos de incertidumbre y desesperanza. La ilusión por las cosas verdaderamente importantes de nuestra existencia. Como dijo el escritor Oscar Wilde, Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo. Y es que la mayoría pasamos de largo por esta vida. Empujados siempre por la urgencia, mirando el reloj constantemente. Preocupados, sin darnos cuenta de que por mucho que nos preocupemos, los problemas continuarán estando ahí. Asustados ante todo aquello que no podemos controlar y que nos es desconocido. Son todos obstáculos que nos impiden vivir. A veces es necesario parar. Tomarse un tiempo para disfrutar de esas pequeñas cosas que en realidad son grandes. Esas son las que importan. Las cosas que cuando uno va llegando al final de su existencia recuerda con intensa emoción y por las cuales merece la pena haber vivido. Se pueden reducir a un solo sentimiento. Mis lectores habrán intuido que estoy pensando en el amor. Si hay algo que da sentido a nuestra existencia es amar. Amando al otro, a quien comparte nuestra ilusión, a quien ha nacido entre llantos y descubrimientos.

Para mi hermana y mi sobrina

Aprendiendo a vivir

Anuncios

2 comentarios to “Aprendiendo a vivir”

  1. Alicia Says:

    ¡Qué bonita dedicatoria para tu hermana y la pequeña! ¡Esta pequeña es muy grande pues ya ha conseguido robaros el corazón! Y despertar tantos sentimientos de amor, esperando salir, presos por el miedo, la rabia o la pena.

    La vida es para vivirla, sentirla y no para entenderla ( me dijo un maestro) y cuanta razón lleva! Los sentimientos son nuestra guía y bien llevados, que no es lo mismo que controlarlos o suprimirlos, sino más bien aceptarlos y enfrentarlos para poder comprenderlos nos llevan allá donde nuestra alma reclama…el amor. Pues como tu dices no hay mayor energía en el universo.

    ¡Felicidades a todos los que podáis conocer a esta niña y acompañarla en esta experiencia que es la vida!

    ¡Besos de una que siempre está!

    • Gracias, Alicia, realmente ha sido una experiencia maravillosa. Estoy totalmente de acuerdo con lo que comentas, de hecho mi estimado Punset también dice algo similar, que debemos aprender a gestionar nuestros sentimientos. Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: