Simpatía por el terror

En un magnífico ensayo titulado Danza macabra el escritor Stephen King analiza las raíces más profundas y oscuras de la atracción que algunos profesamos por el terror, y aporta una clave muy interesante: ¿Por qué inventar cosas terribles cuando ya hay tanto horror auténtico en el mundo? La respuesta parece ser que inventamos horrores ficticios para soportar los reales. Aprovechando la infinita inventiva de la humanidad, asimos los elementos divisivos y destructivos de nuestra existencia e intentamos convertirlos en herramientas… que nos permitan desmontarlos. Cada día salen a la luz noticias que nos sacuden por completo. Pensemos en los recientes atentados terroristas por parte de radicales islámicos, en las consecuencias de ese tan letal y tristemente conocido virus o en los problemas que arrastran muchas familias con la crisis económica. Son asuntos que provocan miedo, porque sabemos que son reales, forman parte de nuestra realidad y por tanto pueden llegar a tocarnos en mayor o menor medida. De manera que decidimos leer relatos y ver películas de este género como si se tratara de una auténtica terapia. Mientras estamos dentro de las páginas de un libro o en una sala de cine nos sentimos confortantemente seguros. Porque también sabemos –como historias de ficción que son– que cuando cerramos las tapas o llegan los créditos finales todos los terrores que hemos experimentado también terminan. De alguna forma controlamos ese miedo y aquellos asuntos que lo desencadenan. Encontramos la deseada seguridad y, por qué no, cierto placer. La misma seguridad que somos incapaces de hallar en el mundo real, que resulta mucho más terrorífico que cualquiera de estas creaciones artísticas, realmente terrorífico.

Simpatía por el terror

Anuncios

2 comentarios to “Simpatía por el terror”

  1. Lorena Says:

    Es verdad que en el “mundo real” hay cosas terroríficas peores que la que se pueden leer o ver,pero no es menos cierto que la crisis económica,los atentados terroristas,las epidemias….a mi pensar causan más preocupación que terror.
    Lo que podemos leer en,un,libro o ver en una película es un terror más primitivo.
    Por que no nos disgusta ver escenas de sexo explícito?porque nuestro cerebro al visionar estas escenas recrea el mismo proceso químico que cuando físicamente lo llevamos a cabo,y eso nos proporciona una sensación muy agradable.
    El miedo usa los mismos conductos y procesos y aunque no lo creamos en ultima instancia la sensación física que notamos no difiere tanto de la que tenemos tras mantener relaciones íntimas.

    • Muy interesante opinión, Lorena, lo cierto es que precisamente esas son las dos pulsiones o instintos básicos del ser humano, el sexo y la muerte, o lo que es lo mismo, el deseo y el miedo. Gracias por tus comentarios y un beso. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: