La rebelión de las máquinas

Un gran número de científicos especializados en diversas áreas tecnológicas han firmado una carta abierta para evitar los peligros de la investigación sobre inteligencia artificial. Entre ellos se encuentran algunos de la reputación de Stephen Hawking, quien en una de sus controvertidas y rotundas declaraciones, sostiene que el desarrollo de la inteligencia artificial podría significar el fin de la raza humana […] podrían llegar a tomar el control y se podrían rediseñar a sí mismos. Desde los tiempos de la revolución industrial las máquinas han sido vistas como una amenaza. En aquel caso representaban unos adversarios en el trabajo. De alguna forma esta competencia sigue en la actualidad. Sabemos que la tecnología avanza a un ritmo exponencial. El problema –que ya no se plantea tanto como ciencia ficción, sino como una posibilidad real– es que los sistemas artificiales llegaran a superar en inteligencia a las personas, cosa que podría poner en riesgo la supervivencia de todos nosotros. La literatura y el cine han narrado inquietantes futuros en los cuales la inteligencia artificial ha tomado consciencia de sí misma y de su sometimiento ante los seres humanos. De manera que decide invertir la situación drásticamente. El resultado es siempre desastroso para nuestra especie, que pasa a ser la inferior y la dominada, a veces incluso exterminada, como si se tratara de un molesto virus. Tampoco se trata de caer en el alarmismo ni la obsesión, pero conviene tener en cuenta los peligros que implica este vertiginoso desarrollo. En cualquier caso, la carta mencionada establece las bases sobre las que debe avanzar la inteligencia artificial y asegurar que las máquinas obedezcan a los humanos, y no al contrario. Nuestro futuro podría estar en juego.

La rebelión de las máquinas

Anuncios

10 comentarios to “La rebelión de las máquinas”

  1. La nena del pou Says:

    Veient com els humans fan anar el món tampoc seria tan greu…

  2. Lorena Says:

    Es cierto que la tecnología avanza de forma exponencial,pero este crecimiento llegará ser infinito?No lo creo.Quizás se estanque este crecimiento,quizás no,pero lo que es indiscutible es que su avance depende del avance de la inteligencia y del ingenio del ser que lo crea,el ser humano.
    Es innegable que somos vanidosos,que siempre tuvimos el afán de ser “dios” y crear un ser independiente e inteligente,pero esa vanidad no nos deja que un ser creado por nosotros mismos nos supere en conjunto.

    • Es cierto, Lorena, no deseamos que nuestra creación nos supere, como creadores que somos, en parte por vanidad pero también por miedo. Desde siempre lo que más miedo nos ha provocado es lo desconocido y la inteligencia artificial plantea un sinfín de dudas e incógnitas, desconocemos hacia dónde nos puede llevar. Y la posibilidad de que nos supere y domine resulta aterradora sin duda.

  3. lamariposavioleta Says:

    Muchas Gracias por este nuevo texto José.

    Ha sido tan enriquecedor como “Adicción”.

    Hace pensar y reflexionar en silencio, por eso me ha gustado leer su contenido.

    Te envio un saludo fraternal, alentándote a que sigas escribiendo como lo haces.

    Pat

    • lamariposavioleta Says:

      Recordemos la enseñanza entregada por Mary Shelley cuando escribió su novela Frankenstein.

      Si nos centramos en su Introduccion, Nudo-Desarrollo y Desenlace o Final, tal vez la literatura nos estaria mostrando una posible vía de escape al control y supremasía de la maquina o inteligencia artificial creada por el hombre, cuando juega irresponsablemente a dios.

      • lamariposavioleta Says:

        Corrijo y agrego: “…cuando juega IRRESPONSABLEMENTE a SER y CREERSE Dios con el Poder que le genera el Conocimiento desde su EGO ALTERADO, divorciandose de su ESPÍRITU CREATIVO…”

        El ego fabrica, el espíritu crea por naturaleza armónica y equilibradamente, literalmente hablando.

    • Gracias a ti, Pat, por tus comentarios. Me alegro de que te gusten mis artículos. Estoy de acuerdo contigo, el mito de Frankestein representa perfectamente ese eterno conflicto entre creador y creación, y quizás nos está dando respuestas sobre nuestro propio futuro, hacia dónde debemos orientar la investigación sobre inteligencia artificial. Un abrazo. 🙂

      • lamariposavioleta Says:

        Gracias José por contestar mi comentario. Le doy mucho valor a que escuches y leas a tus lectores con atencìon.

        No escribes desde tu ego por eso me gusta como escribes.

        Recomendare tu sitio a personas que aman las letras.

        Un saludo fraternal y cálido. desde Argentina.

        Pat

      • De nada, Pat, es un verdadero placer escribir e intercambiar opiniones con lectores como vosotros. Un abrazo. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: