Próspero fracaso

Recuerdo una entrevista a cierto joven emprendedor que había montado su empresa en Estados Unidos. Contaba que allí se valora el fracaso y que incluso en las entrevistas de trabajo se pregunta sobre tal asunto, de hecho no haber fracasado alguna vez es un punto en contra para conseguir empleo. Todo lo contrario a países como España, donde socialmente está prohibido el fracaso. Aquí siempre se ha fomentado desde la escuela una competitividad que va aumentando a lo largo de nuestra existencia. Nos educan para ser los mejores en una determinada profesión. No tienen cabida los errores y por tanto no se toleran. Y no solamente en el ámbito laboral. También en el personal o emocional. En algunos casos se alargan innecesariamente relaciones de pareja por el simple hecho de no fracasar, es decir, no reconocer en público que nos hemos equivocado con aquella relación. Todo esto nos crea ansiedades y temores. Sentimos auténtico miedo ante el fracaso. Miedo este que nos impide experimentar, probar y, por extensión, avanzar en la vida. Como sucede con la ciencia, son los errores los que llevan hasta el éxito en una investigación, está en la misma base de su método. Si queremos llegar a conseguir un determinado objetivo, debemos primero pasar por esa farragosa pero necesaria etapa de pruebas. Y probar –como nos demuestra repetidamente la experiencia– significa equivocarse. Defiendo pues el derecho al fracaso. Si repasamos las biografías de famosos y triunfadores, observaremos que están llenas de estrepitosos errores, tal como señala el escritor Andrés Trapiello: Que hayan encontrado su modelo en Poe, Leopardi o Zweig, con vidas tan desdichadas, nos recuerda de paso que los logros más valiosos… y perdurables proceden a menudo de eso que la sociedad llama con desprecio fracaso.

Próspero fracaso

Anuncios

6 comentarios to “Próspero fracaso”

  1. Totalmente de acuerdo.
    De hecho lo he vivido a titulo personal.
    Como empresario me arruiné estrepitosamente, me levante y entre con un buen puesto en una Multinacional, después de mucho trabajo logré sobrevivir.

    Saludos.

  2. Alicia Says:

    Totalmente de acuerdo. El miedo a equivocarse te paraliza totalmente. El miedo a sentirse juzgado por la típica frase…..ya te lo dije!!!! Y más lindeces!!! Te enfundas en en un traje que no eres tú!
    Me amo y me acepto antes mis errores! Sigo lo que me dicta mi corazón a pesar de tantos obstáculos que muchas veces se encuentran solo en mi mente debido al miedo!
    Ensayo, experimento!

    Un abrazo

    • Como bien dices, Alicia, es un miedo que nos impide avanzar y triunfar. Lo importante es nuestra actitud, ese deseo de levantarnos a pesar de caernos, de aprender de nuestros errores. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: