Hacia una nueva ciencia

Siempre que me hallo en un debate entre partidarios de la ciencia por un lado y de lo espiritual por otro, me siento a medio camino. Nunca me han gustado los extremos. Creo que la mayoría de posturas o sistemas poseen parte de verdad. Si es que logramos ponernos de acuerdo en ese nebuloso concepto denominado verdad. Es cierto que me decanto manifiestamente a favor de la ciencia, sin embargo en los últimos años he venido interesándome –me atrevería a decir fascinándome– por algunos temas relacionados con la espiritualidad. Y lo más curioso es que he podido constatar que no son tan incompatibles como pensaba. Al menos con la ciencia por la cual apuesto. Ya he mencionado que no me siento cómodo en los extremos, de manera que huyo de todos esos científicos ortodoxos, los cuales rechazan de antemano cualquier cosa que huele a espiritual, sin tan siquiera investigarla. La ciencia debe ser abierta y a la vez crítica. Es la actitud que ha hecho que avance a lo largo de la Historia. Investigando siempre lo desconocido para arrojar un poco de luz. Según el escultor Pablo Serrano, ciencia y humanismo han de ser un abrazo y no un muro que separa razón y sentimiento. Porque todo aquello que llamamos espiritualidad no es otra cosa que emociones y sentimientos. Y el auténtico conocimiento es el que procede de nuestro interior, es decir, debemos en primer lugar conocernos a nosotros mismos para conocer la realidad que nos envuelve. Afortunadamente algunos científicos parecen haberse dado cuenta y están investigando en esta línea. Los recientes descubrimientos en diversas áreas de la ciencia, sobre todo en Física Cuántica, vienen a demostrar que lo que ya nos enseñaban antiguos y variados sistemas de conocimiento como el Budismo, la Acupuntura o el Reiki tienen una validez en términos mesurables.

Hacia una nueva ciencia

Anuncios

5 comentarios to “Hacia una nueva ciencia”

  1. Creo que de la tesis y antítesis, debemos lograr la síntesis, no es fácil, pero es posible, me costó mucho, pero en casi todo he podido llegar a ello, sobre todo en ciencia y espiritualidad. Cuando descubrí que la física cuántica confirma lo dicho por algunas escuelas filosóficas de la antigüedad, fue un momento muy satisfactorio para mí. Un abrazo de luz

    • Estoy de acuerdo, la clave es aproximar y conciliar posturas que en realidad no están tan separadas, ese es siempre mi propósito, como explico en el artículo, en este sentido pienso que ciencia y espiritualidad deben unir sus conocimientos para lograr el progreso de toda la humanidad, cada una desde su enfoque particular pero a la vez complementándose. Un abrazo.

      • A mí, esa síntesis me parece lo más lógico, pero los fanáticos de ambos lados no lo ven así, vamos a poner nuestro granito de arena para convencer a los rescatables. Un abrazo de luz

  2. Parece que este mundo se rige por normas muy concretas y contundentes. Tan absorbentes que nublan todo lo demás y convierten lo impalpable en inexistente. Creo que las polaridades o los extremos se rigen por el miedo.

    • Por desgracia siempre se ha intentado clasificar y medir todo, pero como sabemos hoy en día, el universo es mucho más complejo de lo que pensábamos. En este sentido, ciencia y espiritualidad se necesitan, ya que pueden complementarse, aportando cada una a la otra lo que le falta, y llegar a un conocimiento total. Para conseguir esa colaboración es necesario superar los radicalismos y miedos que comentas. El aprendizaje exige una mente abierta e intrépida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: