El apocalipsis de los dinosaurios

Todavía representa un auténtico enigma cómo desaparecieron los dinosaurios hace 66 millones de años. La hipótesis más conocida es la del asteroide. Con una potencia equivalente a mil millones de bombas atómicas como la de Hiroshima, lanzó a la atmósfera una inmensa nube de polvo que provocó un efecto pantalla evitando que la luz del Sol incidiera sobre la Tierra. En los últimos años han aparecido diversas teorías alternativas que pretenden arrojar luz sobre la extinción de estos gigantescos animales. Una es la propuesta por un equipo de investigadores japoneses: ¿Y si el asteroide hubiera caído sobre un terreno repleto de petróleo? Lo cual hubiera lanzado a la atmósfera millones de toneladas de hollín, sustancia más duradera que los aerosoles sulfúricos provocados por la nube de polvo. Otra hipótesis, elaborada por científicos británicos, defiende que la desaparición de los dinosaurios había comenzado mucho antes y que se había producido por la confluencia de diversas causas –la fragmentación de Pangea, un volcanismo que provocaba cambios climáticos y la escasez de alimentos, entre otras–. Y finalmente está la catedrática de Física teórica Lisa Randall, que sostiene que existe un tipo especial de materia oscura y que podría haber sido la responsable de dirigir hacia la Tierra el famoso asteroide que acabó con los dinosaurios. En cualquier caso, las incógnitas sobre el asunto continúan y hay opiniones para todos los gustos, como la de Albert Garcia Sellés, investigador y paleontólogo: Resulta más interesante pensar que la Tierra estaba sumida en un cambio climático. El planeta experimentaba una auténtica revolución faunística y vegetal, las especies se regeneraban de manera natural y eso coincidió en el tiempo con el gran impacto, que acabó acelerando el proceso de transformación de la vida en el planeta.

el-apocalipsis-de-los-dinosaurios

Anuncios

3 comentarios to “El apocalipsis de los dinosaurios”

  1. Por lo que entiendo, la hipótesis del asteroide sigue siendo la idea central. De todos modos, me inclino por la teoría de Albert Garcia Sellés. Estas formidables criaturas siempre estarán envueltas en el velo del enigma… Gracias por compartir esta información y por la bellísima imagen 🙂 Un abrazote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: