El espectáculo debe continuar

Hay muertes absurdas y totalmente evitables. Tal es el caso que me ha llamado la atención en este post. Resulta que un joven falleció tras beber sin parar una botella de tequila por una apuesta en una discoteca. El suceso quedó grabado en internet y ha sido ampliamente difundido por las redes sociales. Precisamente lo que me causa indignación de este caso, aparte de que nadie hiciera nada por evitar semejante barbaridad, es que se convirtiese en un espectáculo. Ya he señalado en otras ocasiones hasta qué extremo llega en la sociedad el gusto por lo morboso. Un gusto que ha existido desde la antigüedad y que ahora, con las nuevas tecnologías, está más al alcance de la mano que nunca. Somos una sociedad que necesita contenidos cada vez más impactantes, que nos prolonguen esa adicción sin límites. Nos hemos insensibilizado ante lo trágico. Hemos tolerado toda clase de delitos e injusticias. Hemos aplaudido las estupideces. Todo eso forma parte del espectáculo. De alguna forma nos hemos distanciado de la realidad, como oscuros voyeurs desde las pantallas de sus ordenadores, amparados por ese espacio virtual que es internet. Y –como viene a demostrar el suceso que al principio comentaba– incluso la muerte ha perdido su valor. Son muchos los que ya no se escandalizan observando cómo se suicida un joven, ¿de qué otra forma se puede denominar lo que hizo? En este sentido el filósofo Michel Onfray afirma: la credulidad de los hombres sobrepasa lo imaginable. Su deseo de no ver la realidad, sus ansias de un espectáculo alegre, aún cuando provenga de la más absoluta de las ficciones, y su voluntad de ceguera no tienen límites.

El espectáculo debe continuar

Anuncios

2 comentarios to “El espectáculo debe continuar”

  1. Hola Jose, buenas noches. Un artículo excelente, dejando abierta algunas preguntas.

    Toda esa escasez de sentimientos, esa frialdad e indiferencia, saca lo peor del ser humano. No concibo como puede existir personas así, lo malo es que no son conscientes que aquello que trasmiten al mundo exterior igualmente lo llevan en su interior en detrimento y deterioro de ellos mismos.

    Como bien comentas, vivimos en una sociedad que ya raya ”el desmadre ético y moral”, no nos importa a quien o que tenemos al lado mientras puedan sacar provecho desde el lado oscuro, donde lo maniaco, lo enfermizo y lo viscoso de la situación propague el circo y lo esperpéntico, aunque salga de los márgenes de la legalidad.

    Y es que los valores brillan por su ausencia, no empatizamos, con la naturaleza, animales o personas. Lo peor de todo, creo yo… es que llega a ser contagioso cuando de un grupo de amigos ejecutan un acto así. El lema de ”Fuenteovejuna, todos a una”, parece que les funciona en esas tétricas actuaciones.

    Esas personas vacías y a la vez viscerales, se deben excitar con la euforia de sus actos, ciegas de una realidad, en un mundo que no les corresponde.

    ¿Está naciendo una nueva variante del sadismo, como… ”Sadismo Emocional”?.

    Besos.

    • Gracias, Mary. Creo que es muy acertado el concepto que has creado, sadismo emocional, porque representa perfectamente esa actitud de la sociedad, el placer que unos encuentran observando el dolor que experimentan otros. Sinceramente es preocupante esta pérdida de valores generalizada. Tal vez hemos traspasado unos límites como sociedad que después no podamos recuperar. Espero que el sentido común se acabe imponiendo y terminen todos estos lamentables “espectáculos”. Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: