Alba

Despuntando sobre nuestra piel

los tiernos rayos,

atados

a las sábanas

por una pereza tan sólida,

de caricias

y besos que comienzan

interminablemente.

 

Despuntando sobre nuestra piel

los tiernos rayos,

nuestros párpados que luchan

entre la penumbra,

derrotados,

solamente destellos

de fantásticos y colosales rostros,

como de ángel.

 

Despuntando sobre nuestra piel

los tiernos rayos,

creamos

un nuevo y feliz universo,

su materia

esculpida con nuestros cuerpos

y su energía

con una radiante pasión.

 

De Universo esculpido

A %d blogueros les gusta esto: