Cruzando el puente

Un sol de final
me deslumbra con dulzura,
despertándome
como una madre a su hijo.
Los pies pesan
y sin embargo se mueven,
avanzan, llenos de ilusión,
hacia el otro lado.

Contemplo raíles
que parecen no terminar,
tortuosos caminos
que conducen a una estación
de espera perpetua.
A veces asoma un tren
a lo lejos,
no, todavía no es el mío.

Casi he llegado
al otro lado, sin darme cuenta.
Qué fácil sería todo
si fuese como cruzar
este puente,
demasiado fácil.
Hasta entonces caminaré
caminaré, caminaré.

 

De Solsticio y cigarras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: