Cuaderno de bitácora

Otro viaje,

otra ciudad,

otras sábanas

y sin embargo

nosotros,

celebrando

siempre,

con la fuerza

del presente

en nuestros rostros.

 

Otro viaje,

otra ciudad,

otras sábanas

y nos descubrimos

aún más,

en una didáctica

carnal

y majestuosa,

que nunca

finaliza.

 

Otro viaje,

otra ciudad,

otras sábanas

y perviven

nuestros lazos,

tan sólidos

como la materia

que bulle,

fabulosamente,

entre caricias.

 

Otro viaje,

otra ciudad,

otras sábanas

y nuestros corazones

brillan,

compartiendo

estos preciosos

fragmentos

con que esculpimos

la memoria.

 

De Universo esculpido

A %d blogueros les gusta esto: