Dentro de ti

Como la fruta nunca profanada,
suave
y a la vez desbocadamente,
así te atravieso.
Como muro
que en realidad desea la carne,
así te conquisto.
Como una tierra cálida y profunda,
esperando
la solidez que tanto bulle,
deliciosamente,
así te dilato.
Como la lluvia que nos desordena
y arranca agonías
de nuestras gargantas ardiendo,
así te siento.
Como un sol
con la potencia de los soles vividos
y siempre soñado,
así te llego.

 

De Cuando los átomos se aman

A %d blogueros les gusta esto: