Desde siempre

Insólita sensación
de compartir
sin saber que se ha compartido,
de ser cómplice
con quien apenas conocemos
ni experimentamos,
separados
por muros de distancias y tiempos,
de conectar
como un hilo invisible y tenaz,
sin saber cómo
ni por qué sucedió esta maravilla,
solamente
sabemos que existe el amor,
tan total como siempre ha existido,
de descubrir
un reflejo de nosotros mismos,
como gotas de agua
que se desean
en este océano misterioso y abierto.

 

De Cuando los átomos se aman

A %d blogueros les gusta esto: