Extrañamente feliz

Tengo miedo a ser feliz,

tengo miedo a desconocer aquello

que algunos descaradamente llaman fugacidad,

tengo miedo a despertar de un letargo

demasiado sencillo.

Cada pequeña realidad

es de un color inverosímil y alucinante

para mis ojos desconcertados,

incluso el amanecer

adopta con rapidez un nuevo sentido.

 

Cuando se ha conocido

lo profunda que puede ser la oscuridad,

cuando las semanas

se acumulan sin compasión,

cuando un paso

introducía una molesta nota de duda

que alteraba todos los rumbos posibles,

cuando la perdición tenía nombre

y los espíritus desfallecían

con gran dulzura.

 

Cuando se ha conocido

todo esto que nadie debería conocer,

el miedo aparece,

el miedo que nace sin razón,

el miedo de tantos y tantos seres imperfectos

que despiertan cada día.

Supongo que debo decir

que es un miedo consoladoramente normal.

Quizá nunca me enseñaron

a ser feliz.

 

De Según un cazador de mariposas

Anuncios

2 comentarios to “Extrañamente feliz”

  1. A nadie nos enseñan, nuestra misión es aprender…. Un abrazo feliz 🙅🏻

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: