I. Un invitado extraordinario

Anoche soné que vivía en Filadelfia, Pensilvania. Era la Nochebuena del año 1840. Había invitado a cenar a mi mejor amigo y su esposa. Después de cenar, los hombres nos retiramos al salón, con una copa de brandy y un puro. El fuego crepitaba en la chimenea. Comenzamos una interesante conversación. Tenía mucha curiosidad por conocer los detalles sobre el proceso de creación de sus obras. También me apasiona escribir y quería aprender de todo un maestro. Por cierto, todavía no he mencionado que mi mejor amigo se llamaba Edgar Allan Poe.

Mientras hablábamos, pude escuchar algo que repiqueteaba contra la ventana. Edgar no parecía darse cuenta. Procuré ignorar aquel ruido pero resultaba demasiado molesto para mis oídos. Me levanté para ver de qué se trataba. Descorrí las cortinas de terciopelo y entonces lo vi. Un cuervo. Repentinamente un terror irracional me invadió. Como si sus alas oscuras y gigantescas me envolviesen. Creo que me desmayé.

Esta mañana me he despertado en un sillón del comedor. Sobre mi regazo tenía un libro. No es extraño, más de una vez me he quedado dormido mientras leía. Sin embargo, lo que todavía no puedo llegar a entender es cómo es posible que ese libro – una recopilación de relatos de Poe – se halle en perfecto estado, como si fuera nuevo, tratándose de una primera edición de mediados del siglo XIX, y además firmado y dedicado para mí por el propio autor.

4 comentarios to “I. Un invitado extraordinario”

  1. Inesperado y sorprendente final… fantástico Jose 😉

  2. Que mello… saludos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: