III. Dormida

Sus largos y cobrizos cabellos resplandecían con los primeros rayos del alba. Completamente inmóvil. Como una estatua. Sus delicados párpados ocultaban unos ojos almendrados y del mágico color de la esmeralda. Parecía no dar señales de vida. Sin embargo respiraba. Su pálido rostro era de una belleza de otro mundo. Como un ángel. El resto de su cuerpo enloquecería de pasión al más santo de los varones.

A través del pantano habían llegado unos caballeros. La marcha fue larga y fatigosa. El barro alcanzaba las rodillas de aquellos hombres montados a caballo. Una densa niebla se extendía por el lugar. Supieron que habían llegado a la cabaña cuando vislumbraron unas estacas coronadas por calaveras.

Uno de los caballeros continuaba espiando a la mujer desde una ventana. Pensaba que era tan vulnerable. Acurrucada dulcemente bajo la manta. Dormida. Resultaba asombroso que fuera la bruja más perversa y temida de aquel reino.

No podía sospechar qué iba a suceder. Ni sus compañeros de armas. En un abrir y cerrar de ojos los gigantescos árboles del pantano, con sus ramas como garras, empezaron a moverse hacia los caballeros. El más valiente, aunque temblando, empuñó su espada contra uno de aquellos monstruos. El metal se hizo pedazos al chocar con la madera. Ni siquiera la pesada armadura que llevaba impidió que fuera atravesado por una rama. La sangre espesa y caliente brotaba por su boca. El hombre cayó al agua estruendosamente. Los demás arrancaron a correr con todas sus fuerzas. Poseídos por un pavor inimaginable. Enseguida los árboles los rodearon. Gritos. Cuerpos que caían destrozados.

Anuncios

2 comentarios to “III. Dormida”

  1. Hola, me gusta mucho el relato, qué pasa luego se despierta la bruja??? Continúa la historia por favor….
    Eres un crack de la literatura, sigue así!!!

    • Gracias, Pili. De hecho no eres la primera persona que quiere saber cómo continúa esta historia, así que me lo he planteado – en principio la idea es que estos relatos fueran independientes – y he decidido escribir otra relacionada más adelante, quizás acabe con una microtrilogía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: