Junto a la chimenea

Como fuego
que crepita en nuestros corazones,
perezosamente,
que desata lenguas y llamas
en un universo compartido,
alejados
de todo y de todos
por distancias marcadas en piel,
que nos seduce
con sus voraces colores,
danzando
para estos ojos entrelazados,
que enciende
nuestros deseos más oscuros,
deseos
forjados con placer y cadenas,
que nos lleva
hasta un cielo de sensaciones totales,
derrotados
y sin embargo radiantes.

 

De Cuando los átomos se aman

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: