LIV. El hombre de Babel

K. tuvo que dejar su empleo y se recluyó en su casa. Se sentía solo, aislado, marginado de alguna manera, ya que no podía comunicarse con nadie. Su boca solamente dejaba escapar sonidos que nada tenían que ver con la lengua alemana. Incluso fue a visitarle un vecino que sabía varios idiomas, pero fue inútil por completo. Probó primero con el ruso, después pasó al inglés, lo mismo con el italiano y el francés, nada. K. se desesperaba, quería explicar a los demás cómo se sentía, pedir ayuda. Un día decidió salir a la calle y dar un paseo, pensó que le vendría muy bien un poco de aire fresco, además, no quería convertirse en una especie de ermitaño. Recorrió toda la ciudad, redescubriendo todos aquellos lugares que conocía desde niño. Al pasar junto a una pescadería, se quedó paralizado, no podía creerlo, había escuchado algo que entendía perfectamente, enseguida, entró en el establecimiento, y vio a un pequeño y obeso hombre detrás del mostrador, tenía la piel muy morena y un bigote generoso. Este comenzó a hablarle en alemán por educación, pero K. le contestó en su lengua, el turco, y se inició una conversación, nuestro protagonista había olvidado ya la última vez que tuvo una verdadera conversación con alguien, estaba loco de alegría, el tendero no comprendía el motivo de su exaltación, creyó que se trataba de un perturbado o algo así, y le siguió la corriente. K. le contó que padecía un extraño trastorno del habla, que no podía comunicarse con nadie, que él representaba mucho por tanto. Escupía las palabras, no paraba de hablar, parecía que quería recuperar todo el tiempo que había permanecido en el silencio de la incomprensión. El tendero estaba apabullado, quién era aquel alemán con un perfecto acento turco que había entrado en su establecimiento. Sin embargo, lo más sorprendente, fantástico podríamos decir, es que K. nunca había aprendido aquella lengua.

Continuará

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: