Lluvia y deseo

Cae la lluvia perezosamente

y pienso

en un amanecer total,

entrelazados

bajo sábanas compartidas,

el tiempo

y cada gota que repiquetea

nos pertenecen por completo.

 

Cae la lluvia perezosamente

y pienso

en besos que caen desde el cielo,

sabrosos,

sobre nuestros labios,

todo es suavidad

y sentimos el húmedo lenguaje

de la pasión.

 

Cae la lluvia perezosamente

y pienso

en piel contra piel,

llenándonos de nosotros

tan descomunalmente,

con un aroma

como de tierra mojada,

placer en cada movimiento.

 

De Cuando los átomos se aman

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: