LXIII. El puente

Un diario al día siguiente comentaba, en una brevísima nota, que un hombre había fallecido al caer de un puente, no se sabía si se había suicidado o había sido asesinado, en cualquier caso la policía estaba investigando el asunto. Sin embargo, si hubieran preguntado a algún viejo del lugar, les habría contado la causa del suceso. Resulta que hace mucho tiempo, allá por los años veinte, una joven llamada Esther, de belleza inusual, se suicidó en aquel puente, desde ese momento son varias las personas que han muerto allí, y es que dicen que no se debe pasar por ese puente, se trata de la maldición, todo el que se atreve a profanarlo tiene inevitablemente un horrible fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: