Naturaleza

Viento
que sacude todo tu cuerpo,
abrazando,
con un deseo de siglos
y susurros desbocados.

Tierra
que te llena
con un aroma tan brutal,
deliciosamente,
entre besos de hierba.

Llamas
que crepitan en tu piel,
atizadas
por otro cuerpo encendido
y sin límites.

Lluvia
que estalla dentro de ti,
prodigiosamente,
como una agonía
de mojados placeres.

 

De Cuando los átomos se aman

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: