Nocturno III

Una vez más el ritual de los cumpleaños,

los cumpleaños como excusa.

 

En la casa roja todos son acogidos,

su anfitrión me recibe también,

con su sonrisa agridulce.

Como a un dios pagano y bohemio

rindo tributo,

paraísos artificiales que compartimos.

 

La música es sepultada por un tumulto

de ojos desconocidos y ruidosos,

ávidos de conocimiento y conversación,

esperanzados quizá como los míos.

Lentamente va naciendo la intuición provocada

de un posible contacto.

 

Sin apenas darme cuenta

inicio un juego de intersecciones,

preludio de otro juego más interesante.

La destinataria de mis miradas

es evidentemente una desconocida,

pero sus ojos son cómplices y silenciosos.

 

Tras unos minutos de duda

esos ojos cómplices y silenciosos se convierten

en una voz.

No me importa la trivialidad de las palabras

ni el absurdo protocolo,

solamente la propietaria de esos ojos.

 

El ritual de los cumpleaños va tocando a su fin

y quizá marchará mi Cenicienta.

 

De Edad de la lluvia

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: