Acechando desde las profundidades II

Posted in Ciencia y tecnología, Historia, Misterio on 3 abril, 2017 by Jose A. Guijarro

En la antigüedad los hombres de mar temían por encima de todo al Kraken, esa mítica criatura entre serpiente y pulpo gigante. Aunque proviene de las leyendas nórdicas, su origen no es del todo fantástico. Y es que en las profundidades de los océanos viven los calamares gigantes (Architeuthis dux), que siempre han exaltado nuestra imaginación. Aristóteles ya había propuesto el término teuthos para distinguir a los especímenes más grandes. También en la Historia Natural de Plinio el Viejo se mencionan los avistamientos de estas criaturas, aunque con medidas más exageradas. Asimismo es un animal difícil de encontrar, ya que habita en las profundidades. Lo que la ciencia ha podido averiguar de estos colosos marinos es porque llegan muertos –y muchas veces en avanzado estado de descomposición– a las costas, porque son capturados por algún pesquero, o por los restos que se encuentran en los estómagos de los cachalotes. Solamente se ha podido grabar a un calamar gigante vivo en una expedición financiada por Discovery Channel. Fue en 2012, cerca de las islas japonesas de Ogasawara. Si bien apareció por breve tiempo y en una acción puntual. En este sentido, los lugares donde suelen emerger estas criaturas son la costas de Asturias, Terranova, Namibia, Nueva Zelandia, Sudáfrica y Japón. Ángel Guerra, investigador en ecología marina, tiene el sueño de poder grabar al calamar gigante en su ambiente, viendo sus operaciones de vida, como cazando o copulando. O poder contar con larvas de 3 a 4 centímetros y analizar su crecimiento en un acuario. Hasta ahora este coloso de las profundidades sigue escapando de las cámaras a la espera que la ciencia consiga desvelar todos sus misterios y secretos.

Acechando desde las profundidades II

El misterio de la otra Excalibur

Posted in Historia, Lengua y literatura, Misterio on 23 marzo, 2017 by Jose A. Guijarro

Como se dice, toda leyenda tiene una base real, y la espada que perteneció al mítico rey Arturo no parece ser una excepción. Si bien sabemos que los personajes de esa saga medieval son materia de ficción, la historia de Excalibur habría sido inspirada por una espada que permanece incrustada en una roca desde la Edad Media. Todo según una teoría que nos habla de la abadía en ruinas de Chiusdino –pequeño municipio de la Toscana–, en el cual se homenajea a San Galgano, un caballero italiano que fue elevado a la fama por las narraciones de los trovadores. Galgano de Montesiepi decidió abandonar las armas y retirarse a vivir como un ermitaño cuando el arcángel San Miguel se lo ordenó en un sueño. Como consecuencia de esa revelación, el antes caballero clavó su espada en una roca. Esta historia debió de llegar hasta oídos del monje Geoffrey de Monmouth, quien se inspiró en ella para crear la espada Excalibur en su Historia de los Reyes de Britania, una de las fuentes de la saga del rey Arturo. Asimismo la presencia de algunas inscripciones artúricas en los muros de esa abadía, construida en los mismos tiempos en que la leyenda circulaba ya por toda Europa, se convirtió en otro argumento para sostener que la auténtica Excalibur se hallaba en la Toscana. Hace unos años investigadores de la Universidad de Pavía dataron la fabricación de la espada entre los siglos XII y XIII, además de comprobar que la totalidad de la hoja se encuentra en el interior de la roca, cosa que coincide con la leyenda. Sin embargo, estos estudios no pudieron determinar de qué forma fue clavada en la piedra ni si sería posible extraerla de la misma. Como afirma Sergio Solsona, bloguero e investigador, en aquella pequeña ermita el misterio de Excalibur permanece inalterable al paso del tiempo.

El misterio de la otra Excalibur

Sexo Artificial

Posted in Ciencia y tecnología, Sicología on 17 marzo, 2017 by Jose A. Guijarro

Desde las más antiguas civilizaciones el sexo ha sido una necesidad fundamental para el ser humano, tanto es así que se convirtió en otra forma de comercio, lo que se ha venido a denominar como prostitución. A medida que ha evolucionado la sociedad también lo han hecho todas estas prácticas sexuales. Actualmente nos encontramos a punto de dar un nuevo salto en ese sentido, con los imparables avances en tecnología y las posibilidades enormes que nos trae la Inteligencia Artificial. De manera que no me sorprende que recientemente un científico haya creado muñecas sexuales e inteligentes, así como que se haya abierto un establecimiento que ofrece los servicios de estas “prostitutas artificiales”. Y, como era de esperar, ha comenzado el debate. Si ya el comercio sexual entre personas ha sido ampliamente cuestionado, todavía más polémica está generando el sexo con robots, por mucha apariencia humana que se les quiera dar. Es cierto que queda mucho por avanzar en esta asombrosa rama de la tecnología, y que estas muñecas sexuales apenas se aproximan a las características de una mujer de carne y huesos, sin embargo representan el primer paso de un viaje que –según científicos de la talla de Raymond Kurzweil– nos va a llevar a máquinas completamente indistinguibles de nosotros. Y como siempre digo con estos temas, la cuestión no es si podemos hacer una determinada cosa, si no que lo realmente importante es si debemos hacerla. Es necesario reflexionar con detenimiento sobre las posibles consecuencias de este salto tecnológico. Tal como señala el sicólogo Carlos de la Cruz, Desde el punto de vista puramente emocional tampoco sería viable el sexo entre seres humanos y robots, ni siquiera si la robótica algún día llegara a manejarse con la fluidez de una persona en el plano sexual.

Sexo Artificial

El espectáculo debe continuar

Posted in Ciencia y tecnología, Sicología on 7 marzo, 2017 by Jose A. Guijarro

Hay muertes absurdas y totalmente evitables. Tal es el caso que me ha llamado la atención en este post. Resulta que un joven falleció tras beber sin parar una botella de tequila por una apuesta en una discoteca. El suceso quedó grabado en internet y ha sido ampliamente difundido por las redes sociales. Precisamente lo que me causa indignación de este caso, aparte de que nadie hiciera nada por evitar semejante barbaridad, es que se convirtiese en un espectáculo. Ya he señalado en otras ocasiones hasta qué extremo llega en la sociedad el gusto por lo morboso. Un gusto que ha existido desde la antigüedad y que ahora, con las nuevas tecnologías, está más al alcance de la mano que nunca. Somos una sociedad que necesita contenidos cada vez más impactantes, que nos prolonguen esa adicción sin límites. Nos hemos insensibilizado ante lo trágico. Hemos tolerado toda clase de delitos e injusticias. Hemos aplaudido las estupideces. Todo eso forma parte del espectáculo. De alguna forma nos hemos distanciado de la realidad, como oscuros voyeurs desde las pantallas de sus ordenadores, amparados por ese espacio virtual que es internet. Y –como viene a demostrar el suceso que al principio comentaba– incluso la muerte ha perdido su valor. Son muchos los que ya no se escandalizan observando cómo se suicida un joven, ¿de qué otra forma se puede denominar lo que hizo? En este sentido el filósofo Michel Onfray afirma: la credulidad de los hombres sobrepasa lo imaginable. Su deseo de no ver la realidad, sus ansias de un espectáculo alegre, aún cuando provenga de la más absoluta de las ficciones, y su voluntad de ceguera no tienen límites.

El espectáculo debe continuar

Buscar o no buscar

Posted in Ciencia y tecnología, Misterio on 27 febrero, 2017 by Jose A. Guijarro

Sin duda la noticia sobre el hallazgo de un sistema solar con planetas similares a la Tierra que podrían contener agua líquida ha provocado un enorme revuelo. Y es que hace décadas que los científicos sondean las oscuras vastedades del universo con el sueño de encontrar la prueba definitiva de que no estamos solos. A medida que avanza la exploración somos más conscientes de las probabilidades de vida extraterrestre. Según Seth Shostak, astrónomo e investigador del proyecto SETI, su descubrimiento ha subrayado la creciente convicción de que el universo está repleto de lugares en los que la biología podría surgir y florecer. Y como viene siendo habitual, han aparecido voces que cuestionan esta búsqueda y las intenciones de quienes la realizan. Ya he comentado en más de una ocasión que la información de la NASA está sujeta a filtros. No debemos creernos pues todo aquello que nos dicen. Pero esto no resta credibilidad a sus hallazgos. Detrás de esa agencia hay muchos científicos serios y profesionales, que además colaboran con colegas de otras organizaciones y ciudadanos como nosotros. Creo que la NASA dosifica la información, comunicándola al público cuando le interesa. Pero ni mucho menos creo que oculta, como aseguran algunos, contactos con civilizaciones extraterrestres altamente avanzadas. ¿Qué sentido tendría en ese caso la exploración espacial y sus enormes inversiones económicas? ¿Solamente para montar una tapadera? ¿No sería más económico inventar otros asuntos que desviaran nuestra atención? Realmente no encuentro mucho sentido a ese supuesto engaño. Pero solamente es mi opinión. Creo que el universo bulle de vida, que existen seres extraterrestres inteligentes y que la búsqueda debe continuar.

buscar-o-no-buscar

Buscando entre todos el Planeta 9

Posted in Ciencia y tecnología, Uncategorized on 19 febrero, 2017 by Jose A. Guijarro

Desde que el pasado año se encontraran pruebas de la existencia de un noveno planeta en el sistema solar, diversos astrónomos han intentado localizarlo. Ahora piden ayuda a los ciudadanos para que participen en la búsqueda. El proyecto online se llama Backyard Worlds: Planet 9 y usa imágenes captadas por el telescopio espacial WISE de la NASA. La clave para encontrar el misterioso planeta entre la enorme cantidad de datos es buscar un objeto en movimiento. Se trata de escanear sistemáticamente imágenes en infrarrojo del cielo con ese objetivo. Este telescopio ofrece muchas y diferentes, captadas en diferentes momentos. A medida que pasan las imágenes, los objetos parecen moverse, por lo que es fácil para los voluntarios detectar y seguir los objetos sospechosos. Los participantes compartirán crédito por sus descubrimientos en cualquier publicación científica en la que aparezcan los resultados del proyecto. En este sentido, Adam Schneider, astrónomo e investigador, destaca que este programa ofrece una excelente oportunidad para que los ciudadanos ayuden a los astrónomos en una búsqueda al filo de descubrimiento. La colaboración ciudadana también se ha dado satisfactoriamente en otro proyecto científico como es el SETI@home, para analizar señales de radio buscando mensajes de una civilización extraterrestre. Siempre he pensado que la ciencia debe ser accesible a todas las personas. Si su objetivo principal es el bienestar y progreso de la humanidad, tenemos perfectamente derecho a saber sobre sus investigaciones. Asimismo el acceso de primera mano a toda esa información garantiza la transparencia. Contra lo que puedan afirmar los conspiranoicos, aquí conocemos en todo momento el estado de la investigación, sin censura ni filtros de ninguna clase.

buscando-entre-todos-el-planeta-9

Creer o no creer

Posted in Ciencia y tecnología, Filosofía on 12 febrero, 2017 by Jose A. Guijarro

Recientemente he compartido el descubrimiento de un asombroso y gigantesco tablero de ajedrez en una determinada zona de la superficie de la Tierra. Lo que más me llama la atención son los comentarios de un conocido a propósito de esta noticia. En el primero aseguraba que la imagen está hecha con Photoshop. Y en el segundo me preguntaba directamente si creía que era verdadera. Reflexionando sobre estos comentarios, debo señalar que todas las publicaciones que comparto son de fuentes serias y contrastadas. Esta noticia concretamente procede en su origen del Earth Observatory de la NASA, su autenticidad está pues más que garantizada. Es cierto que se trata de una agencia gubernamental y que, como tal, está sujeta a filtros y controles. De todas maneras, no es menos cierto que nos ha aportado mucha y valiosa información sobre el universo y su exploración. Y ahora soy yo el que pregunta. ¿Por qué la NASA usaría un programa de retoque digital que es ampliamente conocido? ¿Un programa que sabemos que deja rastros en las imágenes? ¿Qué necesidad tendría de inventar una noticia de forma tan evidente? Mi consejo es que antes de afirmar alegremente hay que documentarse. Por otra parte, nunca me he considerado precisamente crédulo, creo que debemos cuestionarnos las cosas, en esta sociedad de las nuevas tecnologías estamos saturados de información y es fundamental saber filtrarla. No debemos creernos todo por tanto. Aún así es necesario creer en algo, las creencias dan sentido a nuestra búsqueda de conocimiento. Si uno no cree en nada, ni siquiera en la información seria y contrastada, se está limitando él mismo. Y por supuesto no puede asegurar nada desde su incredulidad absoluta. Como decía Joseph Campbell, mitólogo y escritor, el que piensa que ha encontrado la verdad definitiva se equivoca.

creer-o-no-creer