Ritual de la piel

Con quimeras y ciencia

hemos soñado

este templo,

a lo largo de noches

que bullen,

atravesando

una puerta de sensaciones

colosales y oscuras,

tanta causalidad

en cada paso.

 

Con quimeras y ciencia

postrándonos,

no existen los ídolos,

solamente nuestra piel,

universal

y marcada por los deseos,

veneración

que arde

en lenguas y manos,

sin la palabra.

 

Con quimeras y ciencia

nos descubrimos

una tras otra vez,

profanadores,

y todos nuestros sueños

se hacen deliciosa materia,

derrumbando

los espacios y los tiempos,

agónicamente,

triunfo de la unidad.

 

De Universo esculpido

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: