Una delgada línea

De carne y consecuencias

estamos todos nosotros hechos.

La circunferencia

se convierte así en una odiosa realidad,

siempre principios y cenizas,

es la trama

de esta existencia locamente blanquinegra,

manos invisibles

que mueven,

no se ha considerado la defensa.

 

De carne y consecuencias

estamos todos nosotros hechos.

La famosa cuestión de Hamlet

nos supera, nos turba,

ese escalofriante abrir y cerrar de ojos,

fragilidad

de cualquier pieza, pequeña o grande,

qué importa,

descubrir su matemática implacable

es descubrir la calavera.

 

De carne y consecuencias

estamos todos nosotros hechos.

Abandonar este tablero cruel,

viajar a la nada

resulta pasmosamente sencillo,

tan sólo debe ser segado nuestro hilo,

atravesar,

un movimiento fatal y concreto

puede hacerlo,

somos protagonistas circunstanciales.

 

De El viajero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: