XXI. Ritual

La antigua y oscura iglesia se recortaba contra un cielo con luna llena. Perdida en un espeso bosque. Muy lejos de la ciencia. Y de los hombres. Un murmullo, melódico, como un cántico, rompiendo el silencio. A través de las rotas vidrieras titilaban un sinfín de cirios y velas.

Adentro unas mujeres se cogían de las manos. Como rezando. Olvidadas palabras en una lengua muerta. El tono de aquel lúgubre salmo fue ascendiendo, hasta convertirse en un grito, puro éxtasis. Una niebla que no era de la noche ni de este mundo empezó a rodearlas. A la vez que un nauseabundo olor anunciaba la llegada de algo primigenio y maligno.

Habían dibujado sobre el suelo un círculo con un pentáculo. Sin duda para protegerse de lo que acababan de invocar. De manera que no pudieron entender por qué una de ellas lo abandonó. ¿Se había vuelto completamente loca? Pero no le sucedió nada. En cambio las otras mujeres vieron horrorizadas cómo se acercaba el ser demoníaco. Y cuando una de las garras atravesó el círculo ni siquiera tuvieron la oportunidad de arrepentirse. Su sangre caliente y viscosa salpicó las paredes de la iglesia.

La supuesta loca salió afuera. Bajo un manto de estrellas. En su bello rostro aparecía una sonrisa radiante. Pensaba en que el ser humano no había cambiado tanto. Pensaba en que continuaba siendo tan vanidoso como manipulable en aquel siglo XXI. Pensaba en que ella era la bruja más poderosa que había pisado este mundo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: