El misterioso culto antes de los Incas

Posted in Historia, Misterio on 6 abril, 2019 by Jose A. Guijarro

Imaginemos un gran lago en el corazón de las majestuosas montañas de los Andes. Dentro hay varias islas. En la más grande gentes de otros lugares acuden en peregrinación. Se trata de un centro de culto. Mucho antes de que los míticos Incas levantaran allí un templo con vírgenes dedicadas al dios Sol. Estoy hablando de la Isla del Sol y del lago Titicaca. Según un estudio publicado en la revista Proceedings of the Natural Academy of Science, un antiguo grupo preincaico hizo ofrendas rituales a divinidades cerca de este lugar antes que los Incas. El antropólogo José Capriles manifiesta que nuestra investigación muestra que los miembros del estado Tiahuanaco (o Tiwanaku), una sociedad que precedió a los Incas y que se desarrolló en el lago Titicaca entre el año 500 y el 1.100 después de Cristo, fueron los primeros en realizar ofrendas a las deidades religiosas. Los investigadores creen que todas estas ofrendas fueron sumergidas bajo el agua de forma intencionada. Por otro lado, opinan que la Isla del Sol probablemente era importante para la sociedad Tiahuanaco por su belleza natural, pero también por su ubicación estratégica en el centro los Andes. Las ofrendas que se hicieron aquí demuestran la transición de las sociedades de sistemas religiosos más locales a algo que tenía un atractivo geopolítico y espiritual más ambicioso. Los investigadores sostienen que tanto los rituales como la religión son factores importantes durante la formación de los primitivos estados. Estas creencias y prácticas no solamente legitiman las nuevas organizaciones políticas por su capacidad para controlar las fuerzas sobrenaturales, sino que también motivan la coordinación dentro del grupo. Es probable que el nacimiento de esta religión organizada llevase a la consolidación de los pueblos que vivían alrededor del lago Titicaca y a la creación del estado de Tiahuanaco.

El misterioso culto antes de los Incas

Anuncios

Luna de sangre

Posted in Lengua y literatura, Misterio on 4 abril, 2019 by Jose A. Guijarro

Relato de Mary B. González, dramatizado por Javier Belmar y María de Barreiro, en el programa Otros Mundos. Espero que os guste.

 

Luna de sangre

Un Tyrannosaurus rex de record

Posted in Ciencia y tecnología, Historia, Misterio on 1 abril, 2019 by Jose A. Guijarro

Probablemente muchos cuando se topan con la denominación Tyrannosaurus rex piensan en Parque Jurásico. Gracias a esta película quienes no somos expertos en Paleontología sabemos cómo es este colosal y feroz dinosaurio. Hace ya unos 60 millones de años que se extinguió y sin embargo continúa apasionándonos, y a la vez, estremeciéndonos. En esta ocasión voy a hablar sobre el ejemplar de esa especie que ha sido considerado como el más grande hasta el momento. Descubierto en un yacimiento de Saskatchewan (Canadá) y revelado recientemente en The Anatomical Record. Consta de un esqueleto que está bastante completo. En realidad los paleontólogos saben de Scotty –simpático nombre con el cual fue bautizado este dinosaurio– desde 1991. Sin embargo, los científicos han tardado más de dos décadas en comprender por completo sus restos, y se ha podido reconstruir finalmente el tamaño y la edad del dinosaurio. Scott Persons, líder del estudio e investigador afirma que todo el mundo habla de lo grande que es este ejemplar, pero en realidad, mi parte favorita del espécimen son los pequeños detalles, los pequeños fragmentos de rareza. Existen pruebas de que los tiranosaurios podrían haber sido más rápidos y ágiles que otros grupos de dinosaurios depredadores. Quizá los huesos de sus patas eran más elaborados para soportar el estrés de correr, lo cual significaría que es posible que los investigadores hubieran sobrestimado el peso real de Scotty. Además, la masa corporal es solamente una forma de analizar el tamaño y no todos los dinosaurios depredadores tenían las mismas dimensiones. Los tiranosaurios como el Tyrannosaurus rex parecen haber tenido complexiones más robustas, mientras que otras especies tenían cuerpos más esbeltos y largos. Esta variedad, según sostienen algunos investigadores, podría mantenerse dentro de su especie.

Un Tyrannosaurus rex de record

La magnetorecepción

Posted in Ciencia y tecnología, Misterio on 23 marzo, 2019 by Jose A. Guijarro

La ciencia nos viene diciendo que la mente es muy poderosa. Y cada vez sabemos más sobre ese gran enigma que es nuestro cerebro. Capacidades que antes desconocíamos o que incluso creíamos imposibles y fantásticas han demostrado ser perfectamente reales. Es el caso de los sentidos. Siempre se nos ha hablado de los cinco clásicos. Pero no se ha tenido en cuenta la gravedad, la temperatura, el equilibrio y otros tantos estímulos internos que ahora sabemos que son parte del sistema nervioso humano. Otra capacidad es la de detectar inconscientemente los cambios en los campos magnéticos de la Tierra. Muchos animales la poseen. ¿Por qué los seres humanos no deberíamos ser capaces de desarrollarla? A partir de esta muy interesante pregunta ha comenzado la investigación del Instituto de Tecnología de California y la Universidad de Tokio, que ha comprobado que las ondas cerebrales de las personas responden al campo geomagnético. Un sentido que ha sido denominado magnetorecepción. Los investigadores rastrearon el ritmo alfa (oscilaciones electromagnéticas), que permite ver si el cerebro está siendo activado o está en modo de reposo o piloto automático. Si una persona está “desconectada” su poder alfa es alto. Pero cuando algo llama su atención, consciente o inconscientemente a través de los sentidos, las ondas alfa caen. En algunos voluntarios los registros empezaron a bajar justo después de la estimulación magnética. Al poco recuperaron la normalidad. Las pruebas demostraron además que el cerebro parece estar procesando activamente información magnética y rechazando señales que no son “naturales”, ignorando las señales que son “incorrectas”. Como señala uno de los investigadores, el geocientífico Joseph Kirschvink, no es sorprendente que conservemos algún componente neuronal funcional, dado el estilo de vida nómada de nuestros antepasados ​​cazadores-recolectores.

La Magnetorecepción

Regresando a la Luna

Posted in Ciencia y tecnología, Misterio on 19 marzo, 2019 by Jose A. Guijarro

Todo lo relacionado con la Luna siempre ha tenido un poderoso y misterioso influjo en el ser humano. Han pasado ya casi 50 años desde la última misión Apolo y parece que el interés había decaído. Muchos nos hemos preguntado por qué no se ha regresado desde entonces. La cuestión es que en los últimos años se vuelve a mirar nuestro satélite ya no solamente con interés, sino con esa pasión que teníamos en el siglo pasado. Y ha comenzado una nueva carrera hacia la Luna. En este contexto debemos situar la decisión que ha tomado la NASA de estudiar algunas de las rocas lunares mejor conservadas. Las misiones Apolo recogieron entre 1969 y 1972 bastante material de nuestro satélite. La mayor parte se comenzó a estudiar enseguida, pero algunas de las muestras se guardaron cuidadosamente esperando que la tecnología avanzara. En un comunicado Thomas Zurbuchen, administrador asociado de esta agencia espacial, declara que al estudiar estas preciadas muestras lunares por primera vez, una nueva generación de científicos ayudará a avanzar la comprensión de nuestro vecino lunar y a prepararnos para la próxima era de exploración de la luna y más allá. Seis equipos científicos analizarán una muestra que contiene rocas y suelo lunar preservado en los estratos que tenía originalmente la Luna y que puede proporcionar nuevas pistas sobre la historia de los impactos contra nuestro satélite. El resto de grupos de investigación estudiarán otras muestras, algunas de ellas conservadas a bajas temperaturas. Este análisis permitirá comprobar si se trata de un método de conservación efectivo para esta clase de materiales y si puede aplicarse a las muestras de asteroides, como la que está recogiendo la misión japonesa Hayabusa-2, las de la estadounidense Osiris-Rex, y las de futuras misiones a la propia Luna o a Marte.

Regresando a la Luna

La conexión egipcia de Felipe II

Posted in Historia, Misterio on 9 marzo, 2019 by Jose A. Guijarro

Muchos se preguntarán qué relación puede tener el rey español Felipe II y el dios egipcio Osiris. Tan distanciados por el tiempo y su concepción del mundo. Sin embargo están más próximos de lo que parece. Así lo piensa y sostiene la historiadora Elisabeth Garcia Marrasé. En el Renacimiento se recuperó también la cultura del antiguo Egipto, filtrado por fuentes clásicas como Herodoto y Plutarco. Gracias a este último conocemos el mito de Isis y Osiris. Asimismo el mundo egipcio estaba presente en la Biblia, y también en textos apócrifos. Por otro lado, hay que tener en cuenta la influencia que el Egipto más ocultista tenía en el Renacimiento. Se crearon genealogías basadas en Osiris tal y como lo entendían en el siglo XVI, es decir, como un personaje que instauró la civilización y vinculado a la vegetación. Encajaba perfectamente en la ideología renacentista como rey primigenio para fortalecer el papel de los monarcas. Incluso existían genealogías míticas que lo emparentaban con la monarquía hispánica. En este sentido, el Papa regaló una genealogía a Carlos V, quien se la regaló a su vez a un jovencísimo Felipe II. Este probablemente quedó fascinado por la obra, ya que la custodió en sus fuentes personales el resto de su vida. Debemos tener en cuenta que el ocultismo era corriente en aquellos tiempos. Y es que el Renacimiento viene marcado por la filosofía neoplatónica y busca nexos entre el cristianismo y el paganismo. Todos estos libros formaban parte de las bibliotecas de intelectuales, como la del Escorial de Felipe II, que contenía miles de volúmenes del Alcorán, Hermes Trismegisto, jeroglíficos… La historiadora Garcia Marrasé nos dice que el antiguo Egipto podía ser un arma muy útil como propaganda de la corona y, a la vez, para todo lo contrario. Incluso adaptaban elementos egipcios para glorificar la monarquía.

La conexión egipcia de Felipe II

Naturaleza fantástica

Posted in Ciencia y tecnología, Misterio on 2 marzo, 2019 by Jose A. Guijarro

Uno de los sueños que siempre he tenido es ver en directo una aurora boreal. Un espectáculo no exento de misterio. Porque a veces la naturaleza es caprichosa y juega con las formas. Haciéndonos ver lo que realmente no es. Imaginaos en la antigüedad cuando los moradores de tierras nórdicas observaban las auroras boreales. Qué pensarían, qué imaginarían, qué dirían… Intentando explicar algo que no entendían. Surgieron así leyendas y relatos fantásticos. Hoy en día sabemos que es un fenómeno que nada tiene que ver con lo sobrenatural y la ciencia nos lo ha podido explicar. Recientemente han sucedido un par de espectaculares casos. En uno de ellos un asombroso dragón verde parecía agitarse en los cielos de Islandia. Las auroras boreales se producen cuando aparecen manchas solares. Es decir, cuando algunas de las muchas líneas del campo magnético del Sol se retuercen y estallan, creando las manchas, que son regiones de nuestra estrella con una temperatura más baja que su entorno. Esas zonas manifiestan una intensa actividad magnética y expulsan partículas cargadas que alimentan el viento solar. Si ese viento solar cargado se cruza con la Tierra en su camino, las partículas chocan contra nuestro campo magnético e interactúan con la atmósfera, lo cual genera las auroras boreales. Y el dragón no es la única criatura mitológica que ha aparecido en los cielos de Islandia. También se ha podido captar un espectacular Fénix. En defnitiva, se trata de asombrosos casos de pareidolia, fenómeno que el investigador Patricio Bustamante define muy bien: A menudo, el ser humano, al observar un objeto, una nube o una flecha, tiende inconscientemente a reconocer en estos objetos con formas caóticas, patrones que pueden asimilarse a objetos conocidos.

 

Naturaleza fantástica